Desde 1905, la mantequería de la abuela, luego el bar, lugar privilegiado de los “bañistas”  y ahora el albergue del Lienz Chez Louisette, perpetúan un arte y una calidad de la comida tradicional.

 

            

Inicio